jueves, 28 de abril de 2016

ALL IN ENGLISH


nos pretenden anglicanizar con el all in english, dando la enseñanza en inglés


     Primero comenzaron diciendo que era aconsejable que se diera alguna asignatura en inglés en el colegio y el instituto (además de la correspondiente de lengua extranjera) para que se aprendiera mejor.

     A poco, salieron con que había que dar la mitad de las asignaturas en inglés.

     Al principio, se hacían acuerdos entre colegios españoles y colegios ingleses, con fundamento en la reciprocidad; después ya sin pedir reciprocidad (a los ingleses, por supuesto).

     Ahora ya amenazan con que hay que darlo todo o casi todo en inglés, mayormente, en la Universidad.

     Oigo a no sé quién de uno de esos colegios o institutos que dice que está contentísimo de que sus alumnos puedan entenderse con nativos ingleses que no hablan palabra de español (aunque ignoro si esos nativos entenderán palabra de algún otro idioma, allende del inglés; barrunto que no).

     Oigo que otro ha dicho que el inglés ha de dejar de ser lengua franca para ser lengua académica.

     Veo un anuncio de una guardería, que, para atraer a los padres, dice que es totalmente en inglés. <<Haz a tu hijo bilingüe>> añade (supongo que por error; que querrá decir <<haz a tu hijo anglohablante>>).

     Veo autoescuelas que tienen escrito all in english. Estas ya, ni siquiera añaden el adjetivo <<bilingüe>>.

     Se publican libros en los que se dice que uno de los progenitores debería hablar a sus hijos, desde que nacieran, siempre en inglés.

     Compruebo también que todos los políticos están convencidos de que ganarán votos diciendo que anglicanizarán lo más posible la educación. Se han olvidado de que el artículo 3 de la Constitución, en su número primero, proclama que <<el castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho a usarla>>.

     Hasta porque cierto jugador argentino de balompié no habla inglés -y usa con todos del español dondequiera que va-, hay algunos en España que parece que se escandalizan.

     A los españoles, sin duda, se nos ha encajado en el cerebro acabar con nuestra lengua. Los más anglomaníacos invocan la <<internacionalización>>, olvidando –intencionadamente- que el español es también una lengua internacional; y que, anglicanizándonos, ¿cómo se asegurará la mayor difusión de nuestro idioma? ¿Acaso, anglicanizada la mayor parte de los españoles, necesitaría un anglosajón estudiar español para entenderse con nosotros?

     Otros dicen que, cuando estemos tan anglicanizados como en Alemania, entonces <<empezaremos a disfrutar del español, como los alemanes de su idioma>>. Lo que no nos aclaran es a qué se refieren con <<disfrutar>> (¿a hablarlo solamente en casa?; ¿a usarlo para piropear y tratar de amores?) ni cuándo o de qué manera los anglohablantes comenzarán a disfrutar del inglés (porque presumo que ellos también tendrán derecho a disfrutar de su idioma, ¿o no?). Por otra parte, visto que en Alemania –y, sobre todo, en Francia- hay miles de personas militando en asociaciones que se oponen y manifiestan contra la imposición de la lengua inglesa (y en Francia hasta hay una ley –la ley de Toubon- que pretende combatirla), cabría preguntarse si, de verdad, allí la gente está disfrutando mucho de su idioma nacional a la par que el inglés le va ganando terreno.

     Tampoco nos explican cómo se asegurará que no se llene la lengua española de anglicismos; pues, si la ciencia y la tecnología pasan a hablarse all in english, no se pondrá cuidado en la adaptación de los neologismos. Y una lengua sin neologismos está en trance de volverse lengua muerta, al no poder expresar el desenvolvimiento de la vida y la sociedad humanas.

     En España es necesaria ya una ley como la francesa de Toubon.




lunes, 25 de abril de 2016

ESTAR PROHIBIDO DE (FALSO ANGLICISMO)


Estar prohibido de en lugar de tener prohibido no es anglicismo, sino expresión castiza


     He leído, recientemente, que la expresión estar prohibido de en lugar de tener prohibido es anglicismo (to be banned from).

     Por tal manera, no se debería decir

     <<El agresor, por orden judicial, está prohibido de aproximarse al ofendido>>,

     sino

     <<El agresor, por orden judicial, tiene prohibido aproximarse al ofendido>>.

     Comoquiera que no recordaba haber oído nunca tal expresión, he acudido al CORDE de la Real Academia de la Lengua y he comprobado que este uso no es anglicano, sino antiquísimo en español. Así, se halla, entre otros, en la Filosofía antigua poética, de Alonso López –Pinciano- (1596):

     <<Es la verdad que cierta manera de representantes son viles y infames, que, como agora los zarabandistas, con mouimientos torpes y deshonestos incitauan antiguame[n]te a la torpeza y deshonestidad, a los quales los latinos dieron nombre de histriones, y de los quales se dize estar prohibidos de recebir el Sanctíssimo Sacrame[n]to de la Eucharistía…>>.

     Y en la Política indiana, de Juan de Solórzano Pereira (1648) se emplea también muchas veces. Por ejemplo:

     <<Lo qual tambien podemos entender se mandó á imitacion de los mayorazgos, de cuya succesion se excluyen regularmente los Clérigos, como lo nota Molina, y su Adicionador. Y mucho más á la de los feudos, en los quales, quando son de pacto y providencia, como las Encomiendas, están igualmente prohibidos de succeder en ellos los Clérigos, y los Frayles…>>.

     REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) en línea. Corpus diacrónico del español. http://www.rae.es [consultado el día 25 de abril de 2016].

lunes, 11 de abril de 2016

VII CONGRESO INTERNACIONAL DE LA LENGUA


VII Congreso Internacional de la lengua española, en Puerto Rico, promovido por la RAE

Edificio de la RAE en Madrid (España)



    Entre los días 15 y 18 del pasado mes marzo, se celebró en San Juan de Puerto Rico el VII Congreso Internacional de la Lengua Española, con miles de participantes.

      Su celebración en la dicha isla antillana, que los Estados Unidos de América quitaron a España en la guerra de 1898, ha querido afirmar la hispanidad de Puerto Rico contra la anglicanización, que cada vez es mayor.

      Otro acto de gran importancia simbólica acontecido en Puerto Rico ha sido el ingreso de la Academia Ecuatoguineana de la Lengua, instituida en 2013, en la Asociación de Academias de la Lengua Española , con lo que se ha afirmado lo hispánico en África.

jueves, 7 de abril de 2016

LAS ASOCIACIONES DE DEFENSA DE LA LENGUA

     Las asociaciones de defensa de la lengua son asociaciones de personas corrientes que se unen porque se sienten incómodas con la imposición avasalladora del idioma inglés que, por moda o por intereses económicos, de un tiempo a esta parte acontece. Las más antiguas son las de Francia, que nacieron a mediados del siglo XX. En Alemania, en 1997, a imagen y semejanza de las francesas, se constituyó una.


Emblema de la asociación alemana de defensa de su lengua contra la anglicanización

Emblema de una asociación francesa de defensa del idioma francés

Emblemas de la asociación alemana y de una de las asociaciones francesas




     El principio fundamental de las dichas asociaciones es la defensa del idioma nacional, con independencia de las creencias religiosas y la ideología política de sus miembros. Se sustentan, principalmente, con las aportaciones de dichos miembros.

     Además de a denunciar públicamente el avasallamiento del idioma nacional, se dedican a dar cursos y conferencias, difundir neologismos con que sustituir anglicismos, a otorgar premios a los que escriben de manera más correcta y también premios burlescos o <<de indignidad cívica>> a aquellas personas que se han señalado en la anglicanización. En Francia es muy conocido el Prix de la Carpette Anglaise (Premio de la Alfombrilla Inglesa).

     En España, hoy día, no hay una asociación de esta clase –y, si la hay, no tengo de ella noticia alguna-; pero, si, como parece, no la hay, tarde o temprano, sin duda, acabará constituyéndose, al paso que se aumente la anglicanización: de la misma manera que ha ocurrido, primero, en Francia; y, después, en Alemania.

lunes, 4 de abril de 2016

CONTRA LA ANGLICANIZACIÓN

     Ya a mediados del siglo XX las Academias de la Lengua manifestaron que los anglicismos constituían una amenaza muy grave para el idioma español. Dichos anglicismos, desde entonces, no han parado de crecer.

     El que fuera diplomático y presidente de Panamá, Ricardo Joaquín Alfaro Jované (1882 - 1971), por aquellas fechas había escrito un Diccionario de anglicismos, muy claro y bueno, pero que hoy día, en atención al maremagno de voces anglosajonas que nos ahoga, puede decirse que ya no es tan útil y que necesitaría de una conveniente refundición, aunque en lo más importante, que es la doctrina en que se asienta, no ha perdido ni un ápice de importancia.


Alfaro lucha contra la anglicanización de la lengua española
Ricardo Joaquín Alfaro


     Así, emplea los términos anglicanización y anglicanizar (aunque también admite anglificación y anglificar) para denominar la propensión a introducir voces anglosajonas en el español (bien que puede extenderse a todo lo que sea infundir costumbres o instituciones anglosajonas). Rechaza el vocablo anglicización así como el verbo anglicizar por estar mal formados, ya que para formar un verbo del sustantivo y adjetivo anglo lo lógico es añadir la terminación en -ficar o en -izar y no en -icizar; razón por la que tampoco puede constituirse un nuevo sustantivo terminado en -icización.

     Son, pues, los términos anglicanización y anglificación, con los correspondientes verbos, los que más se deberían usar por los hispanohablantes; no anglicización ni tampoco anglofonización -como han inventado algunos- ya que este último vocablo, como explicaremos otro día, es galicismo.

     Anglicanizar y anglicanización son los que, en mi opinión, mejor suenan, por lo que, cuando con la gente hablo sobre la invasión de los anglicismos y la imposición abusiva del idioma inglés, digo que hablo <<contra la anglicanización>>.