viernes, 15 de septiembre de 2017

VIOLAMIENTO



Violamiento es voz arcaica que aún se oye en América.



     El sustantivo violamiento (‘violación, quebrantamiento’) no se halla en el DLE, aunque la Academia conoce el vocablo, ya que en su fichero recoge algunas citas -de los fueros de Béjar, Plasencia y Sepúlveda- que acreditan que se usó en la Edad Media.

     También tuvo algo de uso en la época clásica:

    <<… siendo de menor consecuencia para un Estado hacer pública la excepción que obliga a faltar a la palabra que dar por regla general de toda la nación el violamiento de la fe pública…>> (Defensa de España contra las calumnias de Francia [1635], páginas 96 y 97).

     <<Quien pudiera desterrar la embriaguez del mundo excusará infinitos vicios que nacen della y evitará muchas guerras, incendios, sacrilegios, robos, violamientos, traiciones, muertes, escándalos, desolaciones y otros innumerables pecados>> (Teatro moral de la vida humana en cien emblemas [1669], página 156). 


     Hoy día solo se oye en América.

  

                                                                               Fuentes:

     Fichero General de la Real Academia Española (fechas de consulta: 14 y 15 de septiembre de 2017).

     Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: las mismas).



 

viernes, 8 de septiembre de 2017

EMBUSTEREAR



Embusterear es verbo antiguo que aún se oye.


     En el DLE no está el verbo embusterear (‘mentir’), aunque la Academia no lo desconoce, ya que en su NTLLE incluye algunos diccionarios antiguos (el de Terreros y Pando, el de Salvá, el de Domínguez y el de Zerolo) que recogen tal vocablo.

     Embusterear también se usaba en la época clásica, como acredita la siguiente cita del escritor Antonio Pérez Ramírez:

     <<Raras veces le falta al envidioso una tacha con que manchar la misma perfección, pretendiendo que lo que es mucho sea nada o sea poco, de donde viene que, por la envidia, embusterean contra el mal visto la falta…>> (Armas contra la fortuna [1698], página 43).

     Todavía se oye –tanto en España como en América-.



                                                                                   Fuentes:


     NTLLE (fecha de consulta: 8 de septiembre de 2017).

     Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).

 



LOS COLEGIOS DE BABEL



Los anglomaníacos ahora se vuelven defensores del trilingüismo.


     Puede parecer raro que algunos de nuestros gobernantes, tan aficionados a lo anglosajón, hayan dado ahora en que la enseñanza debería ser trilingüe -esto es, en español, inglés y otro idioma extranjero (francés o alemán)-, ya que, hasta hace poco, proclamaban que la lengua de Shakespeare era la única llave que abría las puertas del cielo y que, por tanto, quien en lo futuro quisiera tener un buen trabajo y ser persona de cuenta tendría que anglicanizarse hasta los tuétanos.

     Algún ingenuo cree que tal cosa es una especie de arrepentimiento: el regreso a aquello de <<aprender idiomas>> -no solamente inglés-, que tanto se cacareaba hace tres lustros; pero quien lo ve así supone que nuestros anglomaníacos políticos pueden arrepentirse, lo cual es mucho suponer, máxime porque la anglicanización de la educación española aún se halla lejos del extremo al que sus promotores desean llegar.

     ¿Por qué, entonces, salen con esto del trilingüismo? Por votos, sin duda, ya que, al paso que la anglicanización se extiende, los votantes se acostumbran a ella y dejan de considerarla extraordinaria. Por eso, varios colegios se han puesto a impartir clases, además de en inglés, en otro idioma extranjero; y ni que decir tiene que quienes reciben tales enseñanzas ya comienzan a sentirse los nuevos portadores de las llaves del cielo. Al decir que el trilingüismo debería generalizarse, los políticos pretenden conseguir los votos de la masa a la que antes convencieron de que todo lo bueno de este pícaro mundo se alcanzaba con el globish -masa que ahora tiene la impresión de que eso tampoco basta-.

     Lo que no sabemos es qué se les ocurrirá después a nuestros sagaces dirigentes: no sabemos si también darán en imponer el trilingüismo en las guarderías y las universidades; no sabemos si instarán a los padres a que, además del inglés, traten de usar con sus hijos en casa el francés o el alemán; no sabemos si, tras el trilingüismo, se pasará al cuatrilingüismo; tampoco sabemos cómo, a pesar de tanto desbarajuste, se asegurará el buen dominio del español.
     Pero barruntamos que, como una de esas lenguas que se quiere emplear para la enseñanza es la de Goethe, dejaremos de oír que <<en Alemania todos hablan inglés>>.



viernes, 1 de septiembre de 2017

OBJURGACIÓN



Objurgación o reprensión.


     La voz objurgación procede del latín y significa ‘reprensión’. No se halla en el DLE, aunque es castiza, como acreditan los escritores de la época clásica.

     El CORDE de la Academia ofrece la siguiente cita de Bartolomé Jiménez Patón (Elocuencia española en arte [1604 - 1621]):

     <<Para la cláusula final se ha de advertir que no acaba bien en vocablo de una sílaba si no es en interrogaciones o vehementes objurgaciones (digo reprehensiones)>>.

     Hallamos también la palabra en la aprobación que dio el Santo Oficio para la publicación de la obra de Alonso Pérez Segunda adición a los ocho libros de la segunda parte de la <<Diana>>, de Jorge de Montemayor [1564]:

     <<Desta manera se defiende sant Jerónimo de la objurgación del famoso varón Magno, orador romano, en una epístola que le escribe: que lícitamente y sin reprehensión podía leer libros de los gentiles aprovechándose de lo bueno dellos…>>.

     Y también la hallamos en estas citas:

     <<… ni la querella y objurgación de su hermana ni la honra de su casa y familia ni su propria afrenta y mala vida la pudieron ablandar…>> (Andrés Gil, traducción de la Escala espiritual, de san Roberto Belarmino [1619], página 144).

     <<La mayor prueba de una integridad de ánimo es en la constancia y valor para las resoluciones, siendo estas según ley y justicia; y, así, la constancia se difine por la estabilidad. Refiérelo Langio con estas palabras: “Constantia est stabilitas firma animi in proposito perseverans”. Donde esta más campea es en la objurgación y castigo de los poderosos sin temor de su poder ni de sus fuerzas…>> (Baltasar Oliver, Méritos, virtud e integridad del excelentísimo señor D. F. Juan Tomás de Rocaberti [1695], página 16).

     El vocablo tiene todavía algo de uso en América.



                                                                              Fuentes:

     REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Banco de datos (CORDE) [en línea]. Corpus diacrónico del español. <http://www.rae.es> [Fecha de la consulta: 1 de septiembre de 2017].

     Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).





domingo, 27 de agosto de 2017

PIRAMIDADO


Piramidado o piramidal


     El diccionario manual de la Academia incluyó en 1985 y 1989 el adjetivo piramidado ('que presenta forma de pirámide'); el usual, por el contrario, no trae tal adjetivo, aunque recientemente ha admitido apiramidado, muy similar.

     Comoquiera que en inglés se dice pyramidated, algunos quizás echen piramidado a anglicismo, aunque, en realidad, hace mucho tiempo que se usa en nuestra lengua, como corrobora la siguiente cita de la obra de Antonio de Trujillo Varones heroicos en virtud y santidad que, desde el año de mil seiscientos y cincuenta y dos hasta el de noventa y uno, ha producido la santa provincia de San Gabriel de los Descalzos y más estrecha observancia de nuestro seráfico padre san Francisco [1693]:

     <<… lo que la hizo fue el traer la capilla piramidada sin luna ni otra cosa de adorno, como hoy le usan los padres capuchinos; y, según dicen nuestros autores, de haber visto pasar a Roma nuestros fundadores, le nacieron los deseos al venerable fray Mateo de Vaso de vestir aquel hábito. La pintura que hace este cronista es propia de los religiosos de la provincia de La Piedad, en Portugal, que hoy traen la capilla de la forma que él dice, pero no es esa aquella con que comenzó la congregación, porque es totalmente distinta, como ni la que traen las provincias descalzas, porque, aunque en alguna o en las más, sea piramidada alguna cosa, no es tanto como entonces…>> (página 248, columna 2).



                                                                         Fuentes:

Fichero, DLE y NTLLE de la RAE (fechas de consulta y enlace: 26 y 27 de agosto de 2017).

Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: las mismas).



miércoles, 23 de agosto de 2017

HACER DIVORCIO


hacer divorcio de, hacer divorcio con



     En algunas partes se dice, en vez de divorciarse de –que es lo más común-, hacer divorcio de o con, lo cual siempre se ha estilado en nuestra lengua, como acreditan las siguientes citas de escritores clásicos:

     <<Egica, en el principio de su reino, hizo divorcio de su mujer Cixilone…>> (Francisco de Pisa, primera parte de la Descripción de la imperial ciudad de Toledo y historia de sus antigüedades [1605], página 116 vuelta, columna 2. En la edición de 1617 está en la misma página).

     <<También en este tiempo casó César con Pompeya, hija de Quinto Pompeyo y nieta de Sila, con quien después hizo divorcio…>> (Juan Enríquez de Zúñiga, Historia de la vida del primer César [1633], página 24).

     <<Esta felicidad había alcanzado Augustino, cuya ánima hizo divorcio con todo lo tocante a cosas del mundo>> (Pedro del Campo, parte primera de la Historia general de los ermitaños de la Orden de Nuestro Padre San Augustín [1640], página 451, columna 1).

     <<De lo dicho se sigue que puede el consorte inocente hacer divorcio del adúltero por su propia autoridad…>> (Pedro Galindo, primera parte del Directorio de penitentes y práctica de una buena y prudente confesión [1682], página 426).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 22 y 23 de agosto de 2017).




sábado, 19 de agosto de 2017

COLOCUCIÓN


Colocución o coloquio



     En el DLE hallamos los vocablos de origen latino colocutor y coloquio, pero no colocución, que significa ‘conversación, diálogo’ y que tuvo algo de uso en la época clásica.

     Así, Pedro Aznar Cardona la emplea en su obra Expulsión justificada de los moriscos españoles [1612]:

     <<… de unión amigable, de comunicación de poderíos, de amistades íntimas, de verdadera fidelidad, de correspondencias amorosas, de colocución más ordinaria, de visitas más frecuentes, de paces más asentadas…>> (página 152).

     También la emplea varias veces el jurista Nicolás Fernández de Castro en su Portugal convencida [1648]:

    <<Quieren calificar estos sueños por divinos y beatificar la ley de Lamego, como la interpretan, con la maravillosa aparición y colocución del crucifijo a su primer rey, don Alonso; y, por si en esta se pusiere duda, canonizarla con una profecía…>> (página 500).

     <<No dejan estos efetos en los corazones puros las visitas y colocuciones de Dios>> (página 599).


     Hoy día apenas se oye.



                                                                                Fuentes:


NTLLE de la RAE (fecha de consulta: 19 de agosto de 2017).

Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).




martes, 15 de agosto de 2017

CRÉPITO


crepitación o crépito



     Según la Academia, al verbo crepitar le corresponde el sustantivo crepitación.

     No hallamos en el DLE crépito (del latín crepitus -us), a pesar de que se oye a veces –sobre todo, en América- y de que tuvo también uso en la época clásica, como prueban las citas siguientes:

     <<… aquel estallido y ruido y estruendo se llama crépito; y, por ser los ya viejos muy quejillosos y gruñidores –que con sus necesidades y descontentos andan voceando-, son llamados decrépitos…>> (Juan de Pineda, Diálogos familiares de agricultura cristiana [1589], página 80 vuelta, columna 2).

     <<Plinio dice que era uno como crépito o estallido…>> (José Antonio González de Salas, Nueva idea de la tragedia antigua [1633], página 178).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 14 y 15 de agosto de 2017).


jueves, 10 de agosto de 2017

DESFOGACIÓN


Desfogue o desfogación.


     En el DLE hallamos el sustantivo desfogue, pero no desfogación –que tiene cierto uso en América-.

     Es vocablo castizo, nacido en la época clásica, como prueban las siguientes citas:

     <<… y que la vida eterna consiste en el uso de las cosas naturales en perfección como en la desfogación de el apetito…>> (Francisco de Olivares Murillo, traducción de La vida de los monarcas otomanos, de Giovanni Sagredo [1684], página 3, columna 1).

     <<… porque, cuando la demasiada ojeriza atiza a la ejecutiva venganza, con todo su poder sirve el vengativo a su enojo; tan sobresaliente es la indulgencia a la ira que no hay cosa que no emplee en su desfogación…>> (Antonio Pérez Ramírez, Armas contra la fortuna [1698], página 574).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 10 de agosto de 2017).