jueves, 16 de noviembre de 2017

OBVENIR



Obvenir: ocurrir, ofrecerse, tocar en suerte



     El verbo obvenir, de origen latino, no se halla en el DLE. Significa ‘ofrecerse, presentarse al encuentro, acaecer, tocar o caber en suerte’.

     Tuvo algo de uso en la época clásica, como lo demuestran las siguientes citas:

     <<Estos tres deben ser expulsos por el deslustre que puede obvenir a esta materia con el juicio que dellos quiera hacer la ignorancia>> (Miguel Pérez de Mendoza y Quijada, Resumen de la verdadera destreza de las armas [1675], páginas 22 vuelta y 23).

     <<Susténtase este hospital, precisamente, de limosnas gratuitas, sin tener de asiento más renta que la que administra el corral y patio de el teatro en que se representan las comedias –por cuya causa las hay tan frecuentemente en Cádiz-, corriendo por solicitud y diligencia de los religiosos el mantenerlas, de cuyo ingreso es crecida la renta que obviene al hospital>> (Jerónimo de la Concepción, Emporio de el orbe: Cádiz ilustrada [1690], página 629).

     <<¿Por qué, pues, no podré traspasar el derecho que me puede obvenir a pagar mi deuda con el precio de la satisfacción que otro me aplicare después de mi muerte a que sirva por compensación del débito que tienen las almas, y no del mío, a trueco de aumentar el mérito con el ejercicio de un acto de caridad tan excelente?>> (Pedro de Moncada, Declamación católica por las benditas almas del Purgatorio [1692], página 430, columna 1).

     Todavía hoy se oye, aunque muy poco.



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 16 de noviembre de 2017).

 



domingo, 12 de noviembre de 2017

DISONORO


Disonoro es adjetivo castizo. Significa lo mismo que disonante


     El adjetivo disonoro, procedente del latín, significa ‘disonante, discorde’. Es lo contrario de sonoro.

     No se halla en el DLE; aunque en la época clásica tuvo algo de uso, como vemos en el escritor sardo José Zatrilla y Vico, cuya lengua de producción literaria fue el español:

     <<Seguíase a esta máscara otra vestida de pieles y ceñida de cencerros, que hacían disonora música a la dama (que no siempre suelen ser muy jocosas las músicas). Este se me antojó que sería D. Juan de Rojas, y no lo erré, porque, como es tan amigo de enamorar a lo pastoril, siempre se muere por aldeanas. Se precia de gran músico y canta él solo a muchas voces; pero, como estas son de cencerros, salen tan desconcertadas que todos huyen dél como del diablo…>> (Engaños y desengaños del profano amor, parte II [1688], página 369. En la edición de 1737 hallamos el vocablo en la página 318. La de 1756 lo tiene en la página 316).


     Hoy en día casi no se oye.



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 12 de noviembre de 2017).




miércoles, 8 de noviembre de 2017

MOMENTOSO


Momentoso significa 'importante, sustancial'


     Momentoso es adjetivo, procedente del latín, que significa ‘importante, sustancial’.

      No está en el DLE; pero se comenzó a usar en la época clásica, como vemos en la obra Armas contra la fortuna, de Antonio Pérez Ramírez [1698]:

      <<¡Pues qué! —dirá alguno—. ¿Se han de eligir aquellos pasatiempos que no confrontan con la realidad? Parece que sí, porque esta se reserva para las cosas momentosas y no se ha de emplear sino con medianía en las poco importantes –que lo son, ordinariamente, las diversiones-...>> (página 422).

      Se siguió usando en el siglo XVIII, pasado ya el tiempo de esplendor de la lengua:

      <<… aunque en las ventas de campos, casas y otras que son momentosas o importan cantidades grandes -para cuya seguridad se acostumbra pedir fiador o prenda- sea verdadera la sentencia que dice que se haga saber al comprador el motivo por que se le vende la cosa…>> (Hermenegildo Vilaplana, Centinela dogmático-moral con oportunos avisos al confesor y penitente, tomo I [1767], página 104).

      <<Para las momentosas cuestiones e importantes tienen en nuestros teólogos españoles gran copia de autores profundos…>> (Real provisión del Consejo que comprehende el plan de estudios que ha de observar la Universidad de Alcalá de Henares [1772], página 86).

      <<… porque, reconciliados los pueblos y convenidos los reyes en un mismo sentimiento, pueden dedicar a Dios, a su culto y servicio el tiempo que consumían en las dificultades momentosas que los pusieron en arma…>> (Jacobo Blanco, Sermón panegírico [1783], página 20).

      En América todavía se oye algo.



     Citas sacadas de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 8 de noviembre de 2017).



jueves, 2 de noviembre de 2017

FABRICATORIO

Fabricatorio es adjetivo castizo, aunque muy poco usado.



     El adjetivo fabricatorio (‘perteneciente o relativo a la fabricación, construcción o creación’), de origen latino, falta en el DLE; aunque es vocablo castizo, como acreditan las siguientes citas de autores de la época clásica:

      <<… que, aunque sean estos muy deleitosos y soberbios edificios en lo que toca al arte fabricatoria y curiosidad, en hermosura y grandeza se confieren con esta real casa del Viso…>> (El conde Trivulcio, caballerizo mayor de la emperatriz, pidió al excelentísimo marqués de Santa Cruz su retrato y armas por orden de la majestad del emperador Rodolfo II […] y a esta ocasión se hizo el presente elogio o comentario [1586]. El mismo texto se halla publicado, en forma de apéndice, en el Comentario, en breve compendio, de disciplina militar, de Cristóbal Mosquera de Figueroa [1596]).

      <<… ¡con cuánta más razón no debemos admitir sino a Dios por autor de las naturalezas, que es el que ni hace cosa de otra materia sino de la que Él hizo ni tiene otros obreros sino los que Él crio; y, si retirase su potencia fabricatoria de las cosas, por decirlo así, no tendrán más ser que el que tuvieron antes que no fuesen!>> (Antonio Rois y Rozas, traducción de La Ciudad de Dios, de san Agustín [1614], página 340, columna 2. En la edición de 1676 se halla en la página 266, columna 2).



      Hoy día casi no se usa.


 
     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 2 de noviembre de 2017).





viernes, 27 de octubre de 2017

EL TERROR


     Con el paso del tiempo, hemos acabado haciendo tan nuestra esa mascarada que recibe el nombre de Halloween que parece ya tradición hispánica de toda la vida. ¡Cualquier cosa, por rara o extravagante que sea, a fuerza de repetirse y tolerarse, se vuelve normal!



      Halloween picture



     Pero, si tanto nos gusta la fiestecilla de marras, habremos de usar, por lo menos, el idioma español para todo lo relacionado con ella -de la misma manera que hacemos con cualquier otra fiesta o celebración-. Así, podríamos comenzar llamándola, como en América, Noche de Brujas o Noche de Muertos; y, en el caso de que tan imprescindible se considerara tomar el espantoso voquible anglosajón, en lugar de decir Jálogüin, podríamos convertirlo en agudo –Jalogüín- (a imagen y semejanza de otras voces inglesas adaptadas, como bumerán y travelín), lo que lo hace más agradable al oído, y permite, por analogía con los nombres de otras fiestas, que pueda usarse también en plural.

     Porque lo de no sustituir las voces extranjeras –sobre todo, las inglesas- por vocablos españoles acarrea que cada vez barbaricemos más nuestro idioma; y lo vemos, precisamente, en estas fechas, en las que todo lo tocante al Jalogüín se pone en inglés. Así, en una tienda que vende golosinas, en lugar de al truco o trato, sin rubor, invitan a jugar al trick-or-treat; se anuncian shows de magia; se venden disfraces de clowns terroríficos y de zombies; se hace make-up con falsos scabs, fake blood y blood paste; y colocan en un gran centro comercial una cosa llamada casa del terror –dicen que para entretener a los niños- con todos los letreros en inglés:

         Do not enter.

         Village Cemetery.

         Zombie shelter.

         The dead are rising.

         Danger! Beware of zombies!

     Hasta el adjetivo feliz ha desaparecido en estas fechas; lo que hallamos escrito en todos los escaparates es Happy Halloween.


     La anglicanización da miedo.





miércoles, 18 de octubre de 2017

IMPLETIVO

Impletivo procede del latín implere ('cumplir').




     El adjetivo impletivo no se halla en el DLE, aunque tiene algo de uso.

     Tal vocablo procede del latín moderno impletivus, -a, -um (del verbo implere, que significa ‘llenar, saciar, hinchar, satisfacer, ejecutar, cumplir’).

     Nuestros escritores clásicos lo emplearon con el sentido de 'que da cumplimiento a algo', como vemos en estos ejemplos:

     <<… porque el rezo hecho sin uso de razón no es  ni se dice oración impletiva del precepto…>> (Cristóbal de Aguirre, Difiniciones morales muy útiles y provechosas para curas, confesores y penitentes [1665], página 303. En la edición de 1674 se halla en la página 288. En la edición de 1696 está en la página 278).

     <<Y no es de menos fuerza en esta materia la consonancia que hace el que en la Iglesia Católica se celebre y rece de la circuncisión de Cristo, señor nuestro, para que, asimismo, sea congruo y decente celebrarse con rezo particular de su sagrado bautismo -por ser aquel figura de este, y la circuncisión en la ley mosaica se tenía en lugar de bautismo-. De la circuncisión dijo santo Tomás se celebra y reza por ser impletivo de la ley antigua, luego conveniente y decente cosa será celebrarse con especial rezo este bautismo tan soberano, pues en él empieza la nueva ley de gracia…>> (Gabriel de Aranda, Vida del siervo de Dios, ejemplar de sacerdotes, el venerable padre Fernando de Contreras [1692], página 1052).



     Citas sacadas de libros de dominio público de MINERVA -Universidad de Santiago de Compostela- y GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 18 de octubre de 2017).


 

jueves, 12 de octubre de 2017

DESMIEMBRO

Desmiembro o desmembración.


     En el DLE hallamos los sustantivos desmembración, desmembradura y desmembramiento; pero no desmiembro, que tiene algo de uso –sobre todo, en América-.

     Tal sustantivo procede del español clásico, como vemos en las siguientes citas:

     <<Embarcado, pues, en galeras, que, el Betis arriba –émulo, y más si se enoja, de extendidos mares-, habían llegado a ser árbitras del vistoso desmiembro de aquella antigua población, fue corriendo las riberas españolas, fronterizas del África, insigne, siglos atrás, en religión, letras y armas>> (Cristóbal Suárez de Figueroa, Varias noticias importantes a la humana comunicación [1621], página 244)

     <<… porque, viendo el pretor la alteración de su pueblo y la animosa constancia de los confesores de Cristo, fulminó contra ellos sentencia de muerte. Redújose esta al ejercicio de varios y desapiadados tormentos, potros, azotes, piedras, desmiembros; y, escapando de todos, aunque lastimosamente heridos, con vida, derribó finalmente sus cabezas el cuchillo de un verdugo…>> (Jerónimo de la Concepción, Emporio del orbe: Cádiz ilustrada [1690], página 176).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 12 de octubre de 2017).




jueves, 5 de octubre de 2017

REFRENACIÓN

Refrenación es lo mismo que refrenamiento.

 

     La Academia no incluye en su diccionario actual el sustantivo refrenación (‘refrenamiento’), aunque sí lo hizo en los de 1803, 1817 y 1822.

     Tal vocablo fue usado por los escritores clásicos y todavía se oye algo –sobre todo, en América-:

     <<… y, con la templanza, la que él ha de tener en la moderación de los manjares y en la refrenación de su ira y malas inclinaciones…>> (Pedro Sánchez, Triángulo de las tres virtudes teológicas [1595], página 147).

     <<… por aquel ceñir se significaba la refrenación del torpe deleite…>> (Baltasar Pacheco, Espejo de sacerdotes y de todos los ministros de la jerarquía eclesiástica [1611], página 115 vuelta).

     <<… diciendo cómo, juntamente con la limpieza significada por la loción de los pies, se ha de disponer el comunicante por actos de ferviente deseo, refrenación de sentidos y, en especial, de lengua…>> (Juan Francisco de Villava, Empresas espirituales y morales [1613], página 56).

     <<Es el ayuno abstinencia en los manjares y, principalmente, de las cosas de carne para refrenación de la carnal concupiscencia…>> (Martín de la Vera, Instrucción de eclesiásticos [1630], página 35, columna 2).



                                                                             Fuentes:

     FicheroNTLLE de la RAE (fecha de consulta: 5 de octubre de 2017).

     Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).




domingo, 1 de octubre de 2017

TEMEROSIDAD

Temerosidad: propensión a sentir temor


     El sustantivo temerosidad (‘propensión a sentir temor’) no se halla en el DLE, aunque tiene cierto uso –sobre todo, en América-.

     La Academia no ignora el vocablo. Así, en su fichero recoge algunos ejemplos.

     Por otra parte, en la Red hallamos la siguiente cita del escritor clásico Esteban Pujasol:

     <<Las cejas no muy pobladas de pelos ni espesas: significa temerosidad y flaqueza de ánimo, y que será mal preciado y sucio en sus cosas>> (El Sol solo y para todos Sol [1637], página 23).


                                                                      Fuentes:

     Fichero General de la Real Academia Española (fecha de consulta: 1 de octubre de 2017).

     Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).