lunes, 19 de junio de 2017

FLUMÍNEO

Flumíneo es adjetivo castizo, sinónimo de fluvial.


     Flumíneo es adjetivo de origen latino que significa lo mismo que 'fluvial'.

     No se halla en el DLE, pero siempre lo han usado los poetas.

     Hallamos un ejemplo en la obra del escritor clásico Antonio Pérez Sigler Metamorfóseos del excelente poeta Ovidio Nasón, traducidos en verso suelto y octava rima:

     <<… las riberas de Esperquio también arden/ y, por doquier que lleva su corriente/ el Tajo corre el oro entre los fuegos;/ y las flumíneas aves que, cantando,/ las riberas meonias celebraron,/ se abrasaron en medio de Caístro>> (página 34 vuelta de la edición de 1580; página 37 de la edición de 1609).


     Textos sacados de libros de dominio público: de la Biblioteca Virtual del Patrimonio Bibliográfico -perteneciente al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte- y de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 19 de junio de 2017).




martes, 13 de junio de 2017

HORRÍFERO



Horrífero es vocablo procedente del latín; significa horrible y espantoso



     Horrífero es adjetivo que procede del latín y que significa ‘horrible, espantoso’.

      Tuvo algo de uso en el español clásico:

      <<De la muerte la memoria,/ aunque diforme y horrífera,/ no la alteró ni en humanas/ alabanzas se movía>> (Juan Fernández de Ledesma, Historia virginal, traducida de verso heroico latino en romance [1627], página 176).
 
     <<Con uno y otro horrífero bramido/ la fiera atruena los floridos suelos…>> (Juan de Moncayo y Gurrea, Rimas [1652], página 131).
 
     <<… que les estaba publicando la desesperación con escuadrones tumultuosos de pesares y horríferos batallones de martirios>> (José Penso de la Vega, Rumbos peligrosos [1683], página 70).
 
 
     El vocablo no se halla en el DLE, pero lo emplean aún los poetas.


 
     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 13 de junio de 2017).



miércoles, 7 de junio de 2017

EXPOSTULACIÓN


Expostulación significa petición, instancia, reclamación, queja



     La palabra expostulación procede del latín. Significa ‘petición, instancia, reclamación, queja’.

      No se halla en el DLE, aunque tiene algo de uso. Además, es vocablo que se empleó en la época clásica.

     Hallamos varios ejemplos en el discurso compuesto por el P. Pedro de Avilés, provincial de la Compañía de Jesús en Andalucía, por sí y en nombre de su provincia, en el pleito con Juan del Espino, a mediados del siglo XVII:

      <<Esta misma proposición dijo Antonio Arnaldo, calvinista francés, en el libro intitulado Cathecismus Iesuitarum, como la refiere Richeomo en la expostulación que presentó al Parlamento de Francia, c. 60, que decía: “Iesuitas non esse religiosos”. Y en otra parte la llama “sectam, superstitionem exitialem, novam & maleficam”: refiérelo la expostulación en el c. 94>> (número 282).

     <<El mismo, en otro libelo que refiere la expostulación alegada, cap. 24, llama a la Compañía "ruina rerum publicarum et excidium">> (número 302).
 

     En la obra Progresos de la historia en el Reino de Aragón [1680], de Diego José Dormer, también hallamos un ejemplo:

     <<Después de haber comenzado de leer nuestra Historia aragonia, compuesta por V. M., por el libro que envió a monseñor reverendísimo, yo le escribí una expostulación a Zaragoza por el disfavor que se me ha hecho en que, siendo yo tan servidor de V. M. y tan interesado en este negocio, no se tuviese cuenta conmigo en la repartición de sus trabajos, tan eruditos y tan provechosos>> (página 436, columna 1).


     Este vocablo también lo tienen los anglosajones -expostulation-, bien que, como vemos, el que los hispanohablantes lo usemos no puede echarse a anglicismo. 


     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 6 y 7 de junio de 2017).



miércoles, 31 de mayo de 2017

COMPLEXIÓN


Complexión tiene sentido figurado: se aplica también al terreno


   El sustantivo complexión, según el DLE, designa, principalmente, el <<conjunto de las características físicas de un individuo, que determina su aspecto, fuerza y vitalidad>>.

     Tal definición solamente se refiere a personas; pero a veces se emplea la palabra para hablar de suelos o tierras, lo cual no puede considerarse incorrecto, ya que lo mismo se hacía también en la época clásica:

      <<… y les decía que iban mal mostrados de Italia –que está toda poblada y plantada-, mas que los campos de Asiria y de Arabia son muy de otra complexión o temple…>> (Juan de Pineda, Monarquía eclesiástica o Historia universal del mundo [1576], parte I, página 1440-1441, columna 2; en la edición de 1588 está en la parte I, página 361, columna 2; en la edición de 1606 está en el volumen II de la parte I, página 299, columna 1; la edición de 1620 es igual a la anterior).

     <<Explicábase este privilegio de la benignidad de los astros, de la buena complexión del terreno o de otro arcano influjo con el mote in me non mea fundo venena>> (Francisco de Montalvo, Noticias fúnebres de las majestuosas exequias que hizo la felicísima ciudad de Palermo, cabeza coronada de Sicilia, en la muerte de María Luisa de Borbón [1689], página 86).



                                                                                  Fuentes:
 
     RAE, Diccionario de la lengua española (consultado el día 31 de mayo de 2017).

     Libros de dominio público de la BDH y GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma). 
 


viernes, 26 de mayo de 2017

PERVICACIA, PERVICAZ


Pervicacia es obstinación; pervicaz es obstinado.




     Pervicacia es vocablo puramente latino que significa ‘obstinación’. No se halla en el DLE de la Academia, bien que tiene algo de uso en español desde la época clásica:

      <<Así que hay apetito de venganza -que se llama ira-, hay apetito o codicia de tener -que se llama avaricia-; hay apetito o deseo de vencer comoquiera –que se llama pervicacia-; hay apetito y ansia de gloriarse o jactarse –que se llama jactancia-…>> (Antonio de Rois y Rozas, traducción de La Ciudad de Dios, de san Agustín [1614], página 404, columna 1. En la edición de 1676 está en la página 304, columna 1).

     <<… pero la malicia y pervicacia de aquellos dos portentosos monstruos de la Francia gótica, Pelagio y Eladio, desenterraron y sacaron de los infiernos esta herejía…>> (Oración evangélica o sermón que predicó el padre maestro fray Bartolomé de los Ríos y Alarcón […] a 17 de diciembre de 1643 [1644], página 16).



     Al sustantivo pervicacia le corresponde el adjetivo pervicaz, que tampoco está en el DLE.

     <<Por esta causa, pues, se ha de huir, como de pestilencia, de los hombres que, con arrogante y pervicaz ingenio, ponen escrúpulo en las tradiciones antiguas, pidiendo nuevos testimonios en confirmación suya...>> (Diego Murillo, Fundación milagrosa de la capilla angélica y apostólica de la Madre de Dios del Pilar [1616], página 8, columna 2 in fine; página 9, columna 1).


                                                                               Fuentes


RAE NTLLE (fechas de consulta y enlace: 25 y 26 de mayo de 2017).

Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: las mismas).





sábado, 20 de mayo de 2017

VESTIGIOSO


      En el DLE hallamos el adjetivo vestigial, que tiene el significado siguiente:

     <<Que queda como resto de algo que ya ha perdido su función. Órgano vestigial>>.
  




      El adjetivo que no hallamos es vestigioso, que se oye a veces –sobre todo, en América- y con un sentido más general.

      Es vocablo antiguo. Ya se usó en la época clásica, como muestra esta cita:

      <<… soy la que menos sabe, aunque la que más desea saber: decoroso estímulo que, ardentísimo, me inflama a que siga por la literaria palestra las siempre vestigiosas huellas de tantas que, con incansables cursos, ganaron de las manos del aplauso el victorioso palio de las letras>> (Isabel Correa, prólogo de su traducción de Il pastor fido, de Giovanni Battista Guarini [1694], página 7).



Fuentes:

Diccionario de la RAE (consultado el 20 de mayo de 2017).


Libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: la misma).



NO APRENDEREMOS



Eurovisión es Anglovisión


     Tras el gran fracaso de España en Eurovisión, a pesar de haber llevado parte de la cancioncilla en globish, no es de esperar que los anglomaníacos se alteren o reflexionen: se consolarán pensando que nuestro representante lo hizo mal o que la letra de la composición era inadecuada.

     Tampoco los turbará que Portugal haya ganado cantando en su propio idioma –romance, como el nuestro-.
  
     Nuestros anglomaníacos nos han encajado en el cerebro que, si no se canta en la lengua de Shakespeare, es imposible ganar. Que Portugal lo haya conseguido no importa, porque Eurovisión ya se ha vuelto, a los ojos de todos, Anglovisión. Por otra parte, nos han convencido de que no debemos usar nuestra lengua, sino la inglesa, fuera de España, lo cual es contradictorio con lo que nos repiten también a todas horas: que es imprescindible hablar idiomas extranjeros. ¿Por qué, entonces, solamente quieren que hablemos inglés? Y, respecto de Eurovisión, ¿por qué a nadie se le ha ocurrido que cantemos en francés, portugués, ruso o alemán?



 

domingo, 14 de mayo de 2017

LIBIDINEZ


Libídine o libidinez. Ambas son voces españolas.


     En el DLE hallamos el sustantivo libídine ('lujuria, lascivia'); pero no libidinez, que se oye a veces.

     Certifican que es voz española los escritores de la época clásica:

     <<… ocasionado con la sobreabundancia a otra tanta libidinez y lujuria>> (Esteban Pujasol, El Sol solo y para todos Sol [1637], página 75).

     <<Cuán dada estuviese Afra, que así se llamaba aquella pecadora, a los viles gustos de la carne colegirse fácilmente puede de ser víctima consagrada a las públicas libidineces…>> (Juan Gaspar Roig y Jalpí, Resumen historial de las grandezas y antigüedades de la ciudad de Gerona [1678], página 24).



     Textos sacados de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fechas de consulta y enlace: 13 y 14 de mayo de 2017).


 

miércoles, 10 de mayo de 2017

LEXICONISTA


Lexiconista o lexicógrafo


     La voz lexicógrafo lleva en el Diccionario de la lengua española desde el siglo XIX. La que no hallamos es lexiconista, que se oye a veces.

     Tal voz está bien formada. Además, es antigua: la usó el escritor clásico Juan Gaspar Roig y Jalpí en su obra Epítome histórico de la muy ilustre ciudad de Manresa [1692]:

      <<… que toda esta fuerza tiene la palabra diruta, derivada del verbo diruo, cuya propia significación, según todos los lexiconistas, es ‘destruir, derribar, asolar’…>> (página 189).



     Texto sacado de libros de dominio público de GOOGLE BOOKS (fecha de consulta y enlace: 10 de mayo de 2017).